Avisar de contenido inadecuado

Alrededor del polo.

Ya no quiero caminar alrededor del polo
Sentir las uñas rotas por rasguñar desgracias
Escribir cartas amarillas repletas de odio
Ensuciarme los labios con el zumo entre lágrimas.
Estoy cansado de soportar indiferencias
Aspirar el humo de las fábricas que explotan.
El sonido de mis gritos suena igual a un tren
Transitando sin rumbo con vagones de muertos
Las flores abren al tiempo que la luna cae
Penas que dan dentro de vasos sus esqueletos.

Ya no quiero la realidad en rompecabezas
Armado para el cego de nuestra incertidumbre
Cierto es que en la oscuridad los destinos tropiezan
Perdiéndose como en mi estómago el hambre.
No tengo ganas de ser el próximo en la lista
La estrella que muere cuando arde el brillo del día.
Mis ojos se transformaron en un hospital
Donde enfermos dejan virus por las paredes
Cicatrices de las pestañas al paladar
Abandonos esperando que caigan las redes.

Ya no quiero aceptar cómo se marchitan las flores
Que en primavera las tormentas recobran fuerzas
Que hay semáforos en avenidas de desorden
Que existen palabras que no se hastían de orejas.
Porque papeles que vuelan en forma de bola
Trafican esperantos de poesías sordas.
Cruel  el maldito diablo que llega a enamorarnos
Nos mima, protege, conoce, juega y se va
Para volver escondiendo un ángel en sus manos
Con las alas de un avión que parte a estrellar.

Ya no quiero saber que mis ojos son espadas
Que enfrente de su mirada se vuelve cartón
Sé que ella es una asesina sin ser enjuiciada
Su cuchilla andará libre pidiendo perdón.
Aunque a nuestro corazón rebanó en mil pedazos
Dejándolo pudrir en la mesa sobre un plato.
Ya no quiero estar quieto, como tú, que lo sabes
En ésta cárcel me viste reír y llorar 
Un corazón arruinado no le importa a nadie
Cuando aún quedan millones para destrozar.


Ya no quiero caminar alrededor del mundo
Donde todavía peces mueren en la arena
Por el cual mis pasos equivocaron su rumbo
Confiando en un faro que sólo guío tormentas.
Que tonto he sido por creer que existe el amor
Y cuántos tontos más lo serán como fui yo.
Porque mientras tanto, alguien lee una poesía
Dos ancianos se desvelan con el noticiero
Un grupo de mozos se dividen las propinas
Y una mujer encarga comida por teléfono.

Ya no quiero siquiera un padrenuestro rezar
Si sé que Dios está ocupado en otros rincones
Cuando en comedores infantiles falta el pan
Y continúan tantas matanzas en su nombre.
No sé de qué lado debo poner la mejilla
Para dejar que la otra pueda sanar la herida.
Si por cada vela que se enciende un sueño muere
Desearía que ésta noche cortaran la luz
Para que también la oscuridad envuelva los jueces
Y den cuenta del significado de una cruz.

Ya no quiero ver esa manada de elefantes
Que por las autopistas van subiendo y bajando
O la gente que cruza por medio de la calle
De igual forma que una corbata lo hace en un saco.
Porque de nada cambia saber qué hora es entonces
Con decir que aquí el sol sale y en China se esconde.
Mejor es culpar lágrimas que caen sobre la hoja
Que desconocer el pasado y no saber de hoy
De los imanes que nos empujan de una punta a otra
Del que esta de rodilla o se ata un cordón.

Ya no quiero caminar alrededor del polo
Alrededor de éste mundo y cruzarme con ella
Escribir cartas amarillas repletas de odio
Sin saber si hablo de su mirada o de una guerra.
Porque papeles que vuelan en forma de bola
Trafican esperantos de poesías sordas.
Ya no quiero estar quieto, como tú, que lo sabes
Que te estaba esperando para juntos andar
Hay millones de corazones que quieren salvarse
Como poemas que se quedaron en la mitad

Comentarios Alrededor del polo.

y que queres?

Deja tu comentario Alrededor del polo.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre